Google+ Terapia conductual

jueves, 2 de febrero de 2017

Precursor de conducta problema

Las características definitorias de una respuesta precursora es su relación temporal y probabilística con una respuesta.

Un precursor precede y predice la ocurrencia de una conducta. Varios estudios han demostrado que los precursores del conducta problema severa a menudo son menos graves que el comportamiento que preceden y se mantienen por las mismas consecuencias.
Estas características hacen que el comportamiento precursor sea relevante para la evaluación y el tratamiento de la conducta problema grave por varias razones.

En primer lugar, un análisis funcional de la conducta precursora puede ser útil cuando el comportamiento objetivo (severo) ocurre rara vez.
En segundo lugar, un análisis funcional de comportamiento precursor podría ser considerado cuando el comportamiento severo plantea un riesgo significativo.
Finalmente, el análisis de los precursores puede facilitar el tratamiento o la prevención del comportamiento severo. 

Fahmie, T. A., & Iwata, B. A. (2011).
 

martes, 31 de enero de 2017

Trastorno psicológico

La definición fundamental de trastorno psicológico, independientemente de la forma que tome, es en función del juicio de la sociedad respecto de lo que es conducta aceptable y este juicio implica ya sea la frecuencia o la intensidad de la conducta (Ross, 1980).
Por lo que se afirma que una conducta problema es una clase de respuestas que, tomando en cuenta su frecuencia, intensidad, duración y desviación de los estándares socialmente aceptados, tiene consecuencias desfavorables tanto para el propio sujeto, como para quienes lo rodean (Pineda F., et. al 1992). 

viernes, 21 de octubre de 2016

INTERRUPCIÓN Y REDIRECCIÓN DE RESPUESTA (IRR) Response Interruption/Redirection (RIR)

Es un procedimiento usado para disminuir conductas que interfieren con una tarea, predominantemente las repetivas, estereotipadas y autolesivas. Que son mantenidas, probablemente por reforzamiento sensorial y no por la atención o escape, siendo resientes a los procedimientos de control.  El IDR contiene dos componentes principales

1.- Interrupción de respuesta.
Se evita que el sujeto ejecuté en el comportamiento de interferencia, usando un bloqueo físico y/o verbal a los intentos del sujeto de ejecutar la conducta de interferencia.

2.- Redirección de respuesta.
El Segundo componente de la intervención, se dirige a promover en el sujeto una conducta alternativa más apropiada.


Ahearn, W. H., Clark, K. M., MacDonald, R. P. ., & In Chung, B. (2007)

lunes, 17 de octubre de 2016

EL ANÁLISIS DE LA CONDUCTA COMO METODOLOGÍA

El análisis de la conducta constituye una metodología de investigación básica y aplicada sustentada en los principios y supuestos del conductismo, entendido como una filosofía de la psicología.

Aunque el análisis de la conducta no constituye por sí mismo una teoría o enfoque teórico dentro de la psicología, es una metodología que presupone y conlleva necesariamente criterios teóricos.

 El análisis conductual aplicado se distingue de otras técnicas psicológicas por el énfasis que carga en el control ambiental, en la medición continua de la conducta y en la evaluación rigurosa de los procedimientos de intervención.


Estamos en realidad en el umbral de lo que será una época en que las técnicas conductuales contribuirán en forma preponderante a reformular concepciones tradicionales sobre lo que es la vida social y a modificar las estructuras con el objeto de crear un mundo más humano.

Cueli, José y Reidl, Lucy (editores) (1972) 


lunes, 23 de mayo de 2016

EVENTOS DISPOSICIONALES, Bijou y Baer, 1982

EVENTOS DISPOSICIONALES

El ambiente consiste también de eventos disposicionales o escenarios donde ocurren las interacciones. A continuación ampliamos los conceptos de los dos componentes del ambiente.
El contexto disposicional o escenario donde se lleva a cabo una secuencia interactiva de estímulo y respuesta. Un evento disposicional influye en una secuencia interactiva alterando las fuerzas y las características de las funciones de estímulo y respuesta particulares implícitas en una interacción.

Ejemplos:
Los conceptos de privación y saciedad de los estímulos reforzadores como eventos disposicionales.
Un evento disposicional de gran importancia en la crianza de niños es el uso de instructores verbales.
De hecho, las historias de interacciones anteriores de los niños con el ambiente pueden considerarse una colección de eventos disposicionales (y funciones específicas de estímulos y respuestas) que influyen en su conducta actual.

(Bijou y Baer, 1982, p 40-46)

EVENTO DISPOSICIONAL

Un evento disposicional se define en relación a la especificidad del efecto de un reforzador. 

Para evaluar si una característica física posee propiedades disposicionales, es necesario observar que el efecto reforzante de un evento esté asociado exclusivamente a dicho estímulo físico, es decir, que exista una interacción entre el estímulo reforzante y el evento disposicional. 

Diremos que el lugar físico es un estímulo discriminativo cuando controla una determinada probabilidad subsecuente de respuesta, independientemente de la presencia o no del reforzador específico en cuestión. Un estímulo disicrininativo puede controlar una probabilidad de respuesta variable dependiendo de los parámetros del reforzador particular asociado.

Espacios físicos. El análisis del control discriminativo o disposicional ejercido por características físicas del espacio arquitectónico.

Un espacio físico puede adquirir propiedades discriminativas por dos razones fundamentales:

a) Porque se ve asociado al reforzamiento de una conducta arbitraria emitida en dicho espacio.

b) Porque el espacio físico en cuestión, por sus propiedades arquitectónicas características, favorece que se emita una clase particular de conductas que se verán seguidas por reforzamiento con una alta probabilidad.


(Keller y Ribes, 1979, pp. 165-166)

miércoles, 27 de enero de 2016

LA INCLUSIÓN, NO SIEMPRE ES UN IDEAL PARA LAS ESCUELAS.

Helen Mary Warnock ha publicado un informe en el que sostiene que “si bien la inclusión es un ideal para la sociedad en general, no siempre es un ideal para las escuelas”. En el caso de los niños con necesidades especiales la integración escolar no ha funcionado y hay que reconocerlo. Niños vulnerables con graves problemas pueden quedar aislados en las grandes escuelas normales. En cambio, en las escuelas especiales más pequeñas encuentran un ambiente más tranquilo y atento a sus necesidades personales. (Daily Telegraph, 9-06-2005).

Helen Mary Warnock

 Por otro en l Distrito de Flint de Michigan Estados Unidos, se esta reconsiderando enviar a escuelas especiales a los alumnos con NEE, a consecuencia del hacinamiento, casos de incompatibilidad académica y enfrentamientos sociales, el distrito escolar de Flint está replegándose de una política de inserción obligatoria de muchos alumnos de educación especial a salones regulares. Algunos de los alumnos ya han sido trasladados nuevamente a salones especiales. (Melissa Burden, The Flint Journal, 11 de octubre 2006)

Graham Barton, portavoz de la Liga de escuelas especiales, en Gran Bretaña, se ha congratulado con el cambio de opinión de Warnock y señala que la inclusión se ha utilizado por los políticos como la panacea políticamente correcta, pero miles de padres saben que se les ha vendido una falsa ilusión, y que sus hijos, los que más ayuda necesitan, han sufrido en las escuelas normales.

Un articulo publicado en la Jornada por Karina Aviles (La jornada, 2006) nos da elementos para entender este fracaso. Para Aviles  la educación especial en México, cuyo propósito central es la integración social y educativa de los niños con discapacidad, ha generado justo el efecto contrario: los pequeños se encuentran hoy día en una situación de "exclusión disfrazada", arrojados a su suerte en cuanto a su aprendizaje y desarrollo, sin maestros suficientemente capacitados ni recursos materiales para facilitar ese proceso, y cada vez más vulnerables ante un sistema educativo "irresponsable que los mantiene en el abandono".

Fuente:
 Gerardo González Guadarrama (2006) La determinación de las necesidades educativas especiales. Entre el discurso y la práctica., FES-Zaragoza. UNAM, México. (Inédito)